Locales

De qué se trata la llamativa obra en el local donde funcionaba la Farmacia Inglesa

Domingo, 14 de enero 2024

n 2020, la reconocida farmacia se mudó a un negocio ubicado en la mano de enfrente de calle Sarmiento. Años después, ocupará ese espacio vacío una tienda de lencería rosarina.

Las calles del microcentro rosarino siempre tienen algo para cautivar, ya sean los pintorescos murales que muestran la cultura de la ciudad, edificios antiguos o llamativas obras en construcción. En la zona de Sarmiento y Santa Fe no solo se está realizando la repavimentación de las carpetas asfálticas, sino que también da qué hablar la obra iniciada en el amplio local donde durante décadas ocupó la Farmacia Inglesa. Quienes caminan por esta calle se llenan de preguntas: ¿De qué se trata esta obra? ¿Qué son esas máquinas extrañas? ¿Cuándo van a inaugurar el local?

La historia del local ubicado a metros de la peatonal fue escrita hasta 2020 por la Farmacia Inglesa, pero este año cambia de pluma y de rubro. La tienda de lencería Brunella ocupará el reconocido negocio de Sarmiento 636. Se trata de una empresa familiar con una larga trayectoria y varios locales ubicados en distintos puntos de la ciudad. Desde la lencería explicaron que tenían planeado abrir en diciembre, pero “todo se demoró, entonces lo dejamos para principio de febrero”.

El espacio es histórico y cuenta con 200 metros, pero Carlos, uno de los dueños de Brunella, reveló que tuvieron que realizar un proceso de reformas en todo el inmueble porque al ser un edificio antiguo “necesitaba muchas mejoras”.

Una de las vistosas máquinas que utiliza el equipo de trabajadores de la construcción y destacaba este sábado es una “tijera”. Las elevadoras de “tijera” son plataformas móviles que se utilizan para alcanzar aquellas zonas más altas a las que una persona no puede llegar. Normalmente, están formadas por dos o más brazos que se despliegan en forma de tijera para soportar la plataforma de trabajo y buscan reemplazar a las clásicas escaleras.

La Farmacia Inglesa comenzó a funcionar hace más de 100 años en esa misma cuadra. Por algún motivo no pudieron continuar su actividad en el local inicial y a mediados del siglo pasado sus dueños se mudaron a la casa situada justo enfrente, en Sarmiento 641, donde ahora estará la lencería. La histórica farmacia volvió a su ubicación original, con su mobiliario tradicional de las esplendorosas boticas de antaño. Donde ahora trabajan las máquinas para el nuevo emprendimiento se lucía tras el enrejado un magnífico pórtico vidriado con marcos de madera.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba