policiales

Condenaron a un preso que buscaba como «mano de obra» a menores de edad para balaceras

Miércoles, 17 de Enero 2024

Se trata de Mauro Emanuel Vergara, de 32 años, que está alojado en la cárcel de Piñero. Este miércoles aceptó un juicio abreviado por 10 años como jefe de una estructura dedicada a ataques a tiros y extorsiones que se llevaron a cabo en 2021

Un recluso de la cárcel de Piñero fue condenado este miércoles a 10 años de prisión por haber ordenado en 2021 extorsiones y ataques a tiros en nombre de Los Monos desde su lugar de encierro. Los disparos, según consta en la investigación, eran generalmente ejecutados por soldaditos menores de edad que el preso buscaba porque eran más baratos y porque salían de la comisaría con mayor facilidad. Se trata de Mauro Emanuel Vergara (32 años), que ya cumplía una pena por una balacera contra el domicilio de Tania Rostro, una dealer de la zona norte de Rosario, por lo que el monto total que purgará dentro del complejo penitenciario se unificó en 20 años

Vergara aceptó un juicio abreviado –acordado por el fiscal Pablo Socca y la defensa del imputado– que fue homologado por la jueza Verónica Lamas González en una audiencia que se llevó a cabo en el Centro de Justicia Penal. 

En primer término, al preso se lo condenó como jefe de una estructura que se dedicaba específicamente a extorsiones, balaceras, robo de vehículos, usurpación, venta de droga al menudeo y compraventa de armas de fuego. Dicha banda operaba en barrio Tablada y en República de la sexta, según consta en el expediente. 

En la sentencia también está incluida la amenaza que realizó vía mensaje de Whatsapp a una mujer que se negó a vender droga para él. El objetivo era que abandonara su casa de Chacabuco al 3900. El otro hecho que le atribuyeron fue mandar a balear el domicilio de un integrante de su organización porque adeudaba 10 mil pesos por haber perdido un arma. Posteriormente, ese miembro de la banda fue asesinado a tiros el 23 de mayo de 2021 en pasaje Lincoln al 2900. La víctima se llamaba Marcos Basavilbaso.

En el transcurso de la investigación, el fiscal obtuvo testimonios y datos que lo llevaron a sospechar que Vergara buscaba a menores de edad como mano de obra, ya que supuestamente son más «económicos» y por su edad «entran y salen de la comisaría»

Los hechos

De la acusación ventilada se desprende que el recluso del pabellón 7 de Piñero amenazó a una mujer que vive en Chacabuco al 3900 que se negaba a vender droga para él. En los mensajes de WhatsApp que le mandó le aclaró que «la mercadería» que iban a trabajar era de una persona que usaba lentes (se lo hizo saber a través de un emoji de una cara con lentes). La suposición del fiscal es la persona a la que hacía referencia era a Ariel Máximo «Guille» Cantero, líder de Los Monos.

«O por las buenas o por las malas», decía otro de los Whatsapp de Vergara hacia la víctima, a quien le adjuntó fotos del frente de su domicilio de barrio Tablada. Luego, la mujer se fue de la casa, donde le dejaron una nota que indicaba: «Si para esta noche no dejan la casa va a haber plomo».

Según el fiscal, la organización funcionó al menos desde el 1º de abril hasta el 4 de mayo de 2021, período en el que logró recolectar evidencia para llevar adelante la imputación, ya que después cambiaron de teléfonos las personas investigadas. 

Otro de los hechos expuestos en la audiencia consistió en la imputación por extorsiones y balaceras contra un domicilio de Lincoln al 2900 en el que vive la familia de Marcos Basavilbaso, un integrante de su propia banda. Las amenazas comenzaron el 1º de mayo de 2021, cuando Vergara comenzó a mensajear a la madre del miembro de su organización por una «deuda». «Él sabe que con la mafia no se jode. Doña, ya le dijimos nosotros. Le vamos a pegar«, le dijo. 

«Yo le presté una cosa a él y me tiene que dar una plata. Con él yo hablé, pero se hace el pelotudo y no me contesta nada. Yo te doy la seguridad que él paga y se corta todo, no pasa más nada y viven tranquilos. Pero es una deuda, viste, y la plata se cobra«, agregó al hacer referencia a que Marcos Basavilbaso le debía 10 mil pesos por haber perdido un arma.

El 2 de mayo, día siguiente a las extorsiones, balearon la casa de Lincoln al 2900 y el 4 de mayo el preso volvió a comunicarse con la madre de Marcos Basavilbaso, a la que le exigió el pago de 10 mil pesos, que se consumó el 16 de mayo de 2021

Marcos Samuel Basavilbaso, de 15 años, fue asesinado el 23 de mayo de 2021 dentro de su casa de Lincoln al 2900, donde ingresaron dos sicarios que lo acribillaron a tiros

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba