Deportes

Central anunció la llegada de Abel Hernández, un delantero con una historia de lucha

Lunes, 29 de Enero 2024

La Joya, de 33 años, fue confirmado como refuerzo canalla. En su último paso por Peñarol, el delantero jugó 26 partidos oficiales y marcó 12 goles

Abel Hernández acordó su llegada a Central y en las primeras horas de este lunes el club lo anunció oficialmente.

En los últimos días antes del cierre del libro de pases, Central cerró un nuevo refuerzo a pedido de Miguel Ángel Russo. Abel Hernández acordó su arribo a la entidad canalla por una temporada y opción a otra más y así terminó de manera feliz la negociación que llevó varios días de charlas.

El atacante (33 años) fue apuntado por Central durante la pretemporada que llevó adelante en Montevideo (Uruguay), con una charla con el técnico, que fue el que lo apuntó con el fin de reforzar el ataque auriazul.

«Abel Hernández refuerza al canalla! El delantero uruguayo de 33 años se incorpora a Central. Nacido en Pando, Canelones, el 8 de agosto de 1990, la Joya cuenta con un largo periplo por el fútbol de distintas latitudes. Comenzó su carrera en Central Español de su país, luego tuvo la primera de dos etapas en el carbonero, para más tarde vestir la camiseta de Palermo de Italia. También jugó en Hull City (Inglaterra); CSKA Moscú (Rusia); Al-Ahli Doha (Qatar); Internacional y Fluminense (Brasil), y Atlético San Luis (México)», publicó en sus redes sociales la entidad canalla confirmando el acuerdo con el atacante.

«¡Bienvenido al campeón argentino, Joya!», agregó Central en su cuenta oficial en una publicación lanzada al aire en los primeros minutos de este lunes, una determinación que ya había hecho con el acuerdo de Jaminton Campaz, quien fue confirmado en horas de la madrugada la semana pasada.

Durante su último paso por el el club carbonero, Hernández jugó 26 partidos oficiales y marcó 12 goles.

La carrera de Abel no fue para nada simple y tuvo que lidiar con un momento que puso en duda su futuro en el fútbol. Cuando tenía apenas 17 años y jugaba en Central Español apareció Génova en su radar. El sueño de pegar el salto a Europa estaba a punto de concretarse, pero no superó el examen médico ya que se le detectó una arritmia ventricular.

Todo se le vino abajo y la desazón lo golpeó con dureza. Su carrera parecía acabarse y durante ese tiempo de amargura encontró la admiración en el rapero y actor estadounidense 50 Cent, un músico con una infancia compleja y que sobrevivió a a un ataque donde recibió nueve balazos.

Abel se encerró en la habitación de su casa para tratar de sobreponerse a ese golpe y fue en ese entonces cuando miró una y otra vez la película autobiográfica de la vida de 50 Cent llamada “Get Rich or Die Tryin” (Enriquecer o morir en el intento). Precisamente esa frase la abrazó como propia y se la tatuó en su cuerpo para llevarla por siempre.

Pero el destino le tenía preparado un cambio en su vida. Después de permanecer un tiempo sin poder entrenar, Peñarol apareció en su camino con el fin de contratarlo. Fue el momento de felicidad que tanto estaba esperando y la alegría máxima llegó cuando se detectó que la enfermedad que frenó su pase a Italia ya no estaba. Los médicos de Peñarol llegaron a la conclusión de que no padecía displasia, una enfermedad que causa la muerte súbita en los deportistas, y así el atacante tuvo la autorización para volver a las canchas.

A partir de ahí su carrera tuvo un avance notable, donde también jugó en la sub-20 de Uruguay, en los Juegos Olímpicos de Londres, el Mundial de Brasil y las Copas de América de Argentina, Chile y Estados Unidos. De esa forma le hizo honor a la frase que abrazó en su momento de máxima tristeza: «Enriquecer» y sin morir en el intento.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba