Politica

Causa Chocolate: la Justicia investiga los viajes de lujo que hacían el exconcejal Facundo Albini y su padre

Miércoles, 17 de Enero

“Somos Buenos” reveló el profuso historial de viajes internacionales de los Albini. Los viajes están en la mira de los investigadores, que empiezan a seguir la ruta del dinero negro de la Legislatura bonaerense. Ambos son funcionarios públicos.

“Somos Buenos” reveló el profuso historial de viajes internacionales de Claudio Albini y Facundo Albini. Los viajes están en la mira de los investigadores, que empiezan a seguir la ruta del dinero negro de la Legislatura bonaerense. Ambos son funcionarios públicos.

Dubái, Catar, Estados Unidos, Europa, el Caribe, Brasil, Uruguay. Claudio y Facundo Albini, los jefes del puntero Julio “Chocolate” Rigau, viajaban por todo el mundo y a destinos exclusivos, según información oficial a la que accedió TN. Esos movimientos están ahora bajo la lupa de los investigadores del fraude multimillonario a la Legislatura hecho con las famosas tarjetas de débito.

En total, se analizan en el “caso Chocolate” 140 tránsitos internacionales de Claudio Albini y 55 de Facundo Albini. (Foto: FB @PartidoJusticialista).

Hacían varios viajes internacionales por año, a destinos lujosos. Todo esto ocurría mientras se consagraba el esquema de recaudación ilegal que tenían organizado en torno a la Secretaría Administrativa de la Cámara de Diputados bonaerense, donde los dos Albini tuvieron puestos jerárquicos, Claudio como subdirector de Personal y Facundo como director de Control y Gestión. Solo con las 48 tarjetas secuestradas al puntero Rigau, la banda tenía la capacidad de “fabricar” $300 millones por año de las arcas de la Legislatura provincial.

En 2023, un año en que la Cámara de Diputados casi no trabajó, Claudio Albini hizo siete viajes al exterior en avión. Fue tres veces al Caribe, tres a Brasil y una a Paraguay, según datos de Migraciones incorporados a la causa. Primero voló hacia algún destino caribeño o norteamericano en una conocida compañía que hace escala en Panamá, y pudo recibir el Año Nuevo afuera. Poco después, en marzo, partió a República Dominicana y volvió once días después. Más adelante, en septiembre, volvió a Dominicana por otros diez días. Fue en ese viaje que lo sorprendió la detención de Julio Rigau.

En el medio de esos viajes, en 2023 el subjefe de Personal se hizo cuatro escapadas aéreas a Brasil y a Paraguay. Esos vuelos coinciden con partidos de Estudiantes de La Plata como visitante en la Copa Sudamericana, contra Corinthians, Goiás, Bargantino y Tacuary. Es que Albini es fanático de ese club de fútbol y pertenece al entorno íntimo de su hinchada. En total, pasó más de 40 días afuera.

En 2020 hizo dos viajes a Emiratos Árabes Unidos. En 2022, a la salida de la cuarentena, voló a Panamá, después se fue más de 20 días a Qatar y finalmente viajó a recibir el año nuevo en algún destino caribeño, vía Panamá.

Pero los viajes de Claudio no son nuevos. Desde 2005 comenzó a viajar a Cuba, a Panamá, a España, a Dominicana, a México, a Colombia, a Estados Unidos. Entre 2007 y 2010 hizo unos cinco viajes top por año, incluido uno de lujo con escala en Francia para ir a ver a Estudiantes en la final del Mundial de Clubes de 2009, en Abu Dabi. Y desde 2011, los viajes a Estados Unidos se hicieron más frecuentes. Además, empezó a tener la capacidad de irse a recibir cada Año Nuevo en el extranjero: a Brasil, a Dubai, a Panamá, en cruceros.

En total, se analizan en el “caso Chocolate” 140 tránsitos internacionales de Claudio Albini y 55 de Facundo Albini. Este último, exconcejal, hizo numerosos vuelos al Caribe, a EEUU, a España, a México, a Catar, a Uruguay y a Brasil, muchos con su padre. También hizo hay numerosos viajes a Montevideo, Asunción o diversas ciudades de Brasil que coinciden con partidos de Estudiantes. Leal como pocos, fue a verlo contra el Inter de Porto Alegre, contra Athletico Paranaense, contra Defensor Sporting y Nacional de Montevideo, contra Cruzeiro y contra el Barcelona. Su último viaje al exterior fue a Asunción, para un partido del “Pincha” contra Tacuary. Cruzó en auto.

En el fuero penal de La Plata, a Claudio Albini lo apodaron “El Fantasma”, por el bajo perfil extremo –que no deja rastros, bienes ni fotos– del subjefe de Personal de Diputados. No tiene propiedades a su nombre y no declara actividades privadas. Los viajes surgen como una primera pista sobre a dónde iba el dinero negro de la Legislatura.Aunque su nivel de vida, ahora plasmado en las tiras de Migraciones que analiza la fiscal Betina Lacki, venía llamando la atención de la gente que lo conocía de Berisso. Es un hombre criado en ese municipio, que no tiene estudios secundarios y que recién tuvo un cargo jerárquico en Diputados hasta 2017, según su última declaración jurada patrimonial conocida.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba