policiales

“Una voz me ordenó que matara”: la confesión del hombre que asesinó a mazazos a su papá en Los Polvorines

Miércoles, 10 de Enero 2024

El acusado quedó detenido, imputado por el delito de “homicidio agravado por el vínculo”..

Diego Iocca, el joven de 27 años acusado de asesinar a su padre en el interior de su vivienda de la localidad de Los Polvorines, confesó esta tarde que “lo mató porque una voz se lo ordenó”.

Una voz me ordenó que matara a mi padre”, le dijo esta mañana a la fiscal Silvia Bazzani, quien a raíz de esta declaración solicitó al Juzgado de Garantías 5 que el Iocca permanezca detenido por el delito de “homicidio agravado por el vínculo”.

También detalló que “lo remató” con un martillo, el cual fue secuestrado en la escena del crimen junto a otras herramientas que serán peritadas para establecer cuál fue la utilizada para cometer el homicidio.

A su vez, la autopsia al cuerpo de Iocca padre determinó que fue asesinado “por múltiples lesiones de arma blanca, en particular una que le dio en el corazón” y que “fue golpeado con un elemento contundente”.

Fuentes judiciales explicaron que el joven “estaba internado en un centro de salud mental y podía salir los fines de semana para ir a su casa”. Antes de la audiencia, fue sometido a una evaluación psiquiátrica de urgencia en donde se concluyó que se encontraba en condiciones de prestar declaración indagatoria.

El crimen

El brutal crimen ocurrió el sábado por la noche cuando Diego Iocca llegó a la casa de sus padres, ubicada en la calle Darragueira al 1000, en Los Polvorines. Su mamá estaba trabajando, por lo que solo encontró a su papá, Eduardo Iocca, con quien comenzó a discutir por cuestiones económicas.

Aparentemente, el joven le habría pedido dinero a su padre y él se la negó. A raíz de esto, el acusado agarró una maza que había en el lugar y golpeó a su padre en la cabeza. La víctima corrió y llegó a encerrarse en su habitación para evitar las agresiones y pedir ayuda.

Llegó a enviarle un mensaje a su esposa, a quien debía pasar a buscar por el Centro de Operaciones y Monitoreo (COM) de Malvinas Argentinas -su trabajo- en las primeras horas de la madrugada del domingo. Allí le advirtió sobre la situación que ocurría con su hijo.

Diego Iocca, el joven de 27 años acusado de asesinar a su padre en el interior de su vivienda de la localidad de Los Polvorines, confesó esta tarde que “lo mató porque una voz se lo ordenó”.

Una voz me ordenó que matara a mi padre”, le dijo esta mañana a la fiscal Silvia Bazzani, quien a raíz de esta declaración solicitó al Juzgado de Garantías 5 que el Iocca permanezca detenido por el delito de “homicidio agravado por el vínculo”.

También detalló que “lo remató” con un martillo, el cual fue secuestrado en la escena del crimen junto a otras herramientas que serán peritadas para establecer cuál fue la utilizada para cometer el homicidio.

A su vez, la autopsia al cuerpo de Iocca padre determinó que fue asesinado “por múltiples lesiones de arma blanca, en particular una que le dio en el corazón” y que “fue golpeado con un elemento contundente”.

Fuentes judiciales explicaron que el joven “estaba internado en un centro de salud mental y podía salir los fines de semana para ir a su casa”. Antes de la audiencia, fue sometido a una evaluación psiquiátrica de urgencia en donde se concluyó que se encontraba en condiciones de prestar declaración indagatoria.

El crimen

El brutal crimen ocurrió el sábado por la noche cuando Diego Iocca llegó a la casa de sus padres, ubicada en la calle Darragueira al 1000, en Los Polvorines. Su mamá estaba trabajando, por lo que solo encontró a su papá, Eduardo Iocca, con quien comenzó a discutir por cuestiones económicas.

Aparentemente, el joven le habría pedido dinero a su padre y él se la negó. A raíz de esto, el acusado agarró una maza que había en el lugar y golpeó a su padre en la cabeza. La víctima corrió y llegó a encerrarse en su habitación para evitar las agresiones y pedir ayuda.

Llegó a enviarle un mensaje a su esposa, a quien debía pasar a buscar por el Centro de Operaciones y Monitoreo (COM) de Malvinas Argentinas -su trabajo- en las primeras horas de la madrugada del domingo. Allí le advirtió sobre la situación que ocurría con su hijo.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba