Salud

Los primeros signos de Alzheimer podrían aparecer en la vista, según un estudio

Martes, 23 de enero 2024

Tener dificultades para leer, calcular distancias y alcanzar objetos, a pesar de contar con un examen ocular normal, son síntomas que podrían revelar la enfermedad. Los detalles de la investigación

Los investigadores encontraron que la atrofia cortical posterior, que se manifiesta a través de síntomas visuales, predice abrumadoramente la enfermedad de Alzheimer

Los investigadores hace algún tiempo están abocados en estudiar cómo el ojo puede ayudar a diagnosticar la enfermedad de Alzheimer antes de que comiencen los síntomas. La enfermedad se encuentra en una etapa muy avanzada cuando comienza a afectar la memoria y el comportamiento.

Un equipo de investigadores internacionales, dirigido por la Universidad de California en San Francisco, ha completado el primer estudio a gran escala sobre la atrofia cortical posterior (PCA), una constelación desconcertante de síntomas visuoespaciales, responsables de que comprendamos el espacio que nos rodea y seamos capaces de movernos dentro del mismo, que se presentan como los primeros síntomas de Alzheimer. Estos síntomas se presentan hasta en un 10% de los casos de esta enfermedad neurodegenerativa.

El estudio incluye datos de más de 1.000 pacientes en 36 sitios en 16 países. Fue publicado en The Lancet Neurology.

Durante la investigación se encontró que la atrofia cortical posterior predice abrumadoramente la enfermedad de Alzheimer. Alrededor del 94% de los pacientes con PCA tenían patología de Alzheimer y el 6% restante padecía afecciones como la enfermedad de cuerpos de Lewy y degeneración del lóbulo frontotemporal. Por el contrario, otros estudios muestran que el 70% de los pacientes con pérdida de memoria tienen Alzheimer.

A diferencia de los problemas de memoria, los pacientes con PCA tienen dificultades para juzgar distancias, distinguir entre objetos en movimiento y estacionarios y completar tareas como escribir y recuperar un objeto caído a pesar de un examen ocular normal.

El estudio encontró que el 60 % de los pacientes con PCA eran mujeres (Imagen Ilustrativa Infobae)El estudio encontró que el 60 % de los pacientes con PCA eran mujeres

La mayoría de los pacientes con PCA tienen una cognición normal desde el principio, pero en el momento de su primera visita de diagnóstico, un promedio de 3,8 años después del inicio de los síntomas, la demencia leve o moderada era evidente con déficits identificados en la memoria, la función ejecutiva, el comportamiento y el habla y el lenguaje, según los hallazgos de los investigadores.

En el momento del diagnóstico, el 61% demostró “dispraxia construccional”, incapacidad para copiar o construir diagramas o figuras básicas; el 49% tenía “déficit de percepción espacial”, dificultades para identificar la ubicación de algo que veían; y el 48% tenía “simultanagnosia”, una incapacidad para percibir visualmente más de un objeto a la vez. Además, el 47% enfrentó nuevos desafíos con los cálculos matemáticos básicos y el 43% con la lectura.

La necesidad de mejores herramientas para identificar a los pacientes

Precisamos más conciencia sobre el PCA para que los médicos puedan detectarlo. La mayoría de los pacientes acuden a su optometrista cuando empiezan a experimentar síntomas visuales y es posible que los deriven a un oftalmólogo, quien también puede no reconocer el PCA. Necesitamos mejores herramientas en entornos clínicos para identificar a estos pacientes desde el principio y brindarles tratamiento.

La edad promedio de aparición de los síntomas del PCA es 59 años, varios años más joven que la del Alzheimer típico. Ésta es otra razón por la que los pacientes con PCA tienen menos probabilidades de ser diagnosticados.

Es fundamental que los médicos aprendan a reconocer el síndrome para que los pacientes puedan recibir el diagnóstico, el asesoramiento y la atención correctosEs fundamental que los médicos aprendan a reconocer el síndrome para que los pacientes puedan recibir el diagnóstico, el asesoramiento y la atención correctos

La identificación temprana de PCA puede tener implicaciones importantes para el tratamiento del Alzheimer, dijo el coautor doctor Renaud La Joie, también del Departamento de Neurología y del Centro de Memoria y Envejecimiento de la UCSF. En el estudio, los niveles de amiloide y tau, identificados en el líquido cefalorraquídeo y en las imágenes, así como en los datos de la autopsia, coincidieron con los encontrados en los casos típicos de Alzheimer.

Como resultado, los pacientes con PCA pueden ser candidatos para terapias antiamiloide, como lecanemab (Leqembi), aprobado por la Administración de Medicamentos y Alimentos de EEUU en enero de 2023, y terapias anti-tau, actualmente en ensayos clínicos, y se cree que ambas ser más eficaz en las primeras fases de la enfermedad, afirmó.

Los pacientes con PCA tienen más patología tau en las partes posteriores del cerebro, involucradas en el procesamiento de información visuoespacial, en comparación con aquellos con otras presentaciones de Alzheimer. Esto podría hacerlos más adecuados para las terapias anti-tau.

En el estudio, el 47% de las personas enfrentaron dificultades con los cálculos matemáticos básicos y el 43% con la lectura (Imagen Ilustrativa Infobae)En el estudio, el 47% de las personas enfrentaron dificultades con los cálculos matemáticos básicos y el 43% con la lectura

La mayoría de los pacientes han sido excluidos de los ensayos, ya que generalmente están dirigidos a pacientes con Alzheimer amnésico con puntuaciones bajas en pruebas de memoria. Sin embargo, en UCSF estamos considerando tratamientos para pacientes con PCA y otras variantes no amnésicas.

Desde un punto de vista científico, realmente necesitamos comprender por qué el Alzheimer se dirige específicamente a las áreas visuales del cerebro en lugar de a las áreas de memoria. Nuestro estudio encontró que el 60 % de los pacientes con PCA eran mujeres: una mejor comprensión de por qué parecen ser más susceptibles. Es un área importante de investigación futura.

* La doctora Marianne Chapleau, coautora del estudio, pertenece al Departamento de Neurología, Centro de Memoria y Envejecimiento y al Instituto Weill de Neurociencias de la Universidad de California en San Francisco (UCSF). El doctor Renaud La Joie, coautor, pertenece al Departamento de Neurología y del Centro de Memoria y Envejecimiento de la UCSF. La información contenida en este artículo periodístico se desprende de la investigación denominada “Correlaciones demográficas, clínicas, de biomarcadores y neuropatológicas de la atrofia cortical posterior: un estudio de cohorte internacional y un metanálisis de datos de participantes individuales”, publicada en The Lancet Neurology.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba