Internacionales

Inversiones: lo que dejó 2023 y qué aconseja BlackRock para este año

Jueves, 18 de Enero 2024

El mayor fondo de inversiones del mundo, BlackRock, analizó las enseñanzas que le dejó el 2023 de cara a cómo invertir este año.

Sin dudas, el año pasado fue muy bueno para las bolsas del mundo. Desde el principal fondo de inversiones globales del planeta liderado por Larry Fink advierten que será complicado tener un 2024 tan positivo para los mercados mundiales. Vale recordar que las acciones estadounidenses subieron alrededor de 25% en los últimos 12 meses, tras un magro 2022, sobre todo, de la mano del boom de la inteligencia artificial (IA).

Según BlackRock, un fondo que se hizo célebre en el país cuando se discutía la reestructuración de la deuda con acreedores privados, esto pone de relieve el valor de adaptarse a un nuevo régimen macroeconómico determinado por un mercado tan volátil como éste, encarnado en los rendimientos de los bonos a largo plazo, que terminaron el año donde lo empezaron, tras llegar a alcanzar máximos de 16 años cercanos al 5% en octubre pasado. Por ende, los últimos 12 meses dejan varias lecciones que extraer y aplicar para configurar el enfoque de las inversiones en este 2024.

La primera de estas enseñanzas, explican los expertos de BlackRock Investment Institute (BII), es que el actual ciclo económico es mucho más volátil e incierto hoy que durante el período de crecimiento e inflación estables de la Gran Moderación (1990-2010). Esta situación es difícil de manejar para los mercados, que oscilaron entre las distintas perspectivas macroeconómicas durante el último año, advierten.

«Solo en el último trimestre, tanto las acciones como los bonos subieron por las noticias de una menor inflación y las previsiones pesimistas de la Reserva Federal (Fed). Así, los mercados han descontado en repetidas ocasiones agresivos recortes de tasas, que luego se han vuelto a echar atrás. Todo esto demuestra que los mercados pueden extrapolar mucho de un dato o de un comentario del banco central, explican y agregan que esto es apostar fuerte por las perspectivas macroeconómicas cuando el abanico de resultados es amplio.

Ante el riesgo macroeconómico

Por ello, los expertos de BII no creen que la narrativa predominante del mercado proporcione nueva información sobre cuál será el escenario macro y, sin embargo, hay que reconocer que los mercados pueden seguir una narrativa durante algún tiempo. Señalan que ésta es la razón por la que son tácticamente neutrales con respecto a los bonos del Tesoro de EE.UU. a largo plazo desde octubre pasado, pues opinan que los rendimientos a largo plazo reanudarán su ascenso con el tiempo, a medida que los inversores exijan más compensación en medio de la persistente inflación y los déficits presupuestarios.

Por otro lado, el último informe del BII da cuenta que este mayor riesgo macroeconómico implica una mayor dispersión de los rendimientos de la renta variable. Es decir, aumentan los riesgos de ver mayores desviaciones al alza o a la baja de diversas inversiones respecto al promedio.

Sin embargo, esta situación no tiene por qué ser negativa. Según BlackRock, esta circunstancia presenta más oportunidades para que brille la experiencia de cada inversor. Explican que esta creencia se basa en que la correlación entre los rendimientos de la renta fija y de la renta variable ha pasado firmemente a territorio positivo, lo que significa que las acciones y los bonos caen o suben simultáneamente.

En consecuencia, el antiguo enfoque de construcción de carteras que se basaba en apostar por los bonos para compensar las ventas de la renta variable no funcionará. “Miramos más allá de lo macroeconómico para buscar rentabilidades superiores al índice de referencia, o alfa, siendo dinámicos y selectivos», explica el informe.

Lecciones financieras

BlackRock destaca que el mercado alcista de 2023 deja otra importante lección que aplicar a 2024: aprovechar las importantes fuerzas de apoyo de las mega-tendencias. Esto implica ir más allá de las exposiciones a activos o sectores concretos y buscar aquellos que se beneficien más de ciertos factores, como pudieron ser aquellos valores más beneficiados por la explosión de la IA como Nvidia.

«Las fuerzas estructurales importan ahora. Como motores clave del nuevo régimen de mayor volatilidad macroeconómica y de los mercados, modifican las perspectivas de crecimiento e inflación a largo plazo y están preparadas para crear grandes cambios en la rentabilidad de las economías y los sectores».

Mercados expectantes, a la espera de oportunidades de multiplicar ganancias.

Una de las grandes fuerzas que identifica BlackRock es la divergencia demográfica entre regiones: por un lado, economías avanzadas que envejecen y, por otro, mercados emergentes más jóvenes. Las implicaciones de este contraste son muy serias, ya que el envejecimiento de la población significa que está aumentando la escasez de trabajadores y esto es una de las principales causas de la inflación en Estados Unidos, ya que la escasez de mano de obra mantiene elevado el crecimiento de los salarios de la primera economía del mundo.

Relacionado con esto, la fragmentación geopolítica y la creciente competencia económica entre bloques será otra de las grandes tendencias que moverán el mundo de la inversión en los años venideros, a medida que los grandes bloques que compiten entre sí consoliden su posición.

La IA y otras disrupciones tecnológicas también serán muy importantes en el futuro, así como la nueva arquitectura financiera, ya que está cambiando muy rápidamente la forma en la que hogares y empresas utilizan el efectivo, piden préstamos y buscan una mayor rentabilidad. De igual modo, la transición a una economía con bajas emisiones de carbono está llamada a estimular una reasignación masiva de capital a medida que se reconfiguran los sistemas energéticos del hoy y del mañana.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba