Salud

Estrés en la infancia: por qué puede aumentar el riesgo de hipertensión, obesidad y diabetes en la adultez

Viernes, 19 de Enero 2024

De acuerdo a los investigadores, su efecto altera diversas medidas cardiometabólicas, incluidas la distribución de grasa, la salud vascular y el peso corporal. La importancia de aprender a gestionar este sentimiento

El estrés percibido constantemente alto desde la adolescencia hasta la edad adulta se asoció con un mayor riesgo de enfermedades cardiometabólicas en la edad adulta joven

La vida sin estrés no existe. Incluso, se considera que cierto grado es común y hasta necesario para avanzar, fortalecerse y desarrollar la resiliencia. “El estrés que hace daño —e incluso puede llegar a enfermar— es el que se sostiene prolongadamente en el tiempo y aquel que es demasiado fuerte. Como madres, padres o cuidadores, es necesario enseñar a los hijos a sobrellevar situaciones estresantes, que son inevitables, sin que se vuelvan patológicas”, recomienda Unicef.

Y añade: “Un niño o niña que enfrenta una situación de estrés necesita la protección presencia de sus padres más que nunca, pero también que le enseñen a conocer expresar sus emociones, procesar este evento inesperado y sostener sus esperables efectos adversos”.

Atravesar graves situaciones de estrés en forma continua no solo puede afectar la salud mental sino también la física a futuro, según una nueva investigación publicada en el Journal of the American Heart Association. Los científicos encontraron que los adultos jóvenes que reportaron mayor estrés durante la adolescencia y la edad adulta tenían más probabilidades de tener presión arterial alta, obesidad y otros factores de riesgo cardiometabólico que sus pares que reportaron menos estrés.

Los factores de riesgo cardiometabólicos a menudo ocurren juntos y son una causa importante de enfermedad cardiovascular. Estos incluyen obesidaddiabetes tipo 2 o prediabetescolesterol alto y presión arterial alta, manifestaron los investigadores.

Los investigadores encontraron fuertes conexiones entre el estrés, las enfermedades cardiovasculares, las renales, la diabetes tipo 2 y la obesidad, y sugirieron redefinir el riesgo, la prevención y el manejo cardiovascular (Imagen Ilustrativa Infobae)Los investigadores encontraron fuertes conexiones entre el estrés, las enfermedades cardiovasculares, las renales, la diabetes tipo 2 y la obesidad, y sugirieron redefinir el riesgo, la prevención y el manejo cardiovascular

“Comprender los efectos del estrés percibido que comienza en la niñez es importante para prevenir, disminuir o controlar los factores de riesgo cardiometabólico más altos en adultos jóvenes”, dijo el autor del estudio, el doctor Fangqi Guo, investigador postdoctoral en la Facultad de Medicina Keck de la Universidad del Sur, California, Los Ángeles.

“Nuestros hallazgos sugieren que los patrones de estrés percibidos a lo largo del tiempo tienen un efecto de gran alcance en diversas medidas cardiometabólicas, incluida la distribución de grasa, la salud vascular y la obesidad”, dijo Guo. “Esto podría resaltar la importancia del manejo del estrés ya en la adolescencia como comportamiento protector de la salud”.

En 2020, las enfermedades cardiometabólicas, incluidas las cardiovasculares y la diabetes tipo 2, fueron las afecciones de salud crónicas más prevalentes y en conjunto representaron casi una cuarta parte de todas las muertes en los EEUU, según las estadísticas de la Asociación Estadounidense del Corazón.

En 2023, esta entidad señaló las fuertes conexiones entre las enfermedades cardiovasculares, las renales, la diabetes tipo 2 y la obesidad, y sugirió redefinir el riesgo, la prevención y el manejo cardiovascular.

“Esto podría resaltar la importancia del manejo del estrés ya en la adolescencia como comportamiento protector de la salud", dijo uno de los investigadores“Esto podría resaltar la importancia del manejo del estrés ya en la adolescencia como comportamiento protector de la salud», dijo uno de los investigadores

Las adversidades en la infancia afectan la salud cardiometabólica a lo largo de la vida, y las intervenciones que mejoran las exposiciones tempranas pueden ser más apropiadas que las que se realizan para los efectos de los factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares más adelante en la vida, según una Declaración científica de la Asociación Estadounidense del Corazón de 2017: “Adversidad infantil y adolescente y resultados cardiometabólicos”.

Para este estudio, los investigadores analizaron información de salud del Estudio de salud infantil del sur de California. Los participantes se habían inscrito en el estudio cuando eran niños junto con sus padres, luego participaron en evaluaciones de seguimiento cuando eran adolescentes (una edad promedio de 13 años) y adultos jóvenes (una edad promedio de 24 años).

En cada etapa, el estrés se midió con una Escala de Estrés Percibido de cuatro ítems, un cuestionario sobre sentimientos y pensamientos durante el último mes. Los participantes del estudio se clasificaron en cuatro grupos basados en el riesgo: estrés constantemente alto a lo largo del tiempo; estrés en disminución con el tiempo; estrés en aumento con el tiempo y estrés constantemente bajo a lo largo del tiempo.

Para evaluar el riesgo cardiometabólico en la edad adulta joven, Guo y sus colegas utilizaron medidas del espesor íntima-media de la arteria carótida (mide el espesor de la arteria del cuello); presión arterial sistólica (número superior) y diastólica (número inferior); peso, porcentaje de grasa corporal y distribución de grasa; y hemoglobina A1c. La hemoglobina A1c mide el azúcar en sangre con el tiempo; el aumento del grosor de las capas internas de la arteria del cuello sugiere que es posible que la sangre no fluya con fluidez; y más grasa alrededor del abdomen se asocia con un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares y/o diabetes tipo 2.

Los factores de riesgo cardiometabólicos a menudo ocurren juntos y son una causa importante de enfermedad cardiovascular. Estos incluyen obesidad, diabetes tipo 2 o prediabetes, colesterol alto y presión arterial alta, dijeron los investigadores (Getty Images)Los factores de riesgo cardiometabólicos a menudo ocurren juntos y son una causa importante de enfermedad cardiovascular. Estos incluyen obesidad, diabetes tipo 2 o prediabetes, colesterol alto y presión arterial alta, dijeron los investigadores (Getty Images)

Los resultados del análisis

El estrés percibido constantemente alto desde la adolescencia hasta la edad adulta se asoció con un mayor riesgo de enfermedades cardiometabólicas en la edad adulta joven. Si las personas experimentaron mayores niveles de estrés desde la adolescencia hasta la edad adulta, tenían más probabilidades de tener una peor salud vascularmayor grasa corporal total, más grasa alrededor del abdomen y un mayor riesgo de obesidad en comparación con aquellos que se sintieron menos estresados con el tiempo.

En general, los niveles más altos de estrés percibido también se asociaron con un mayor riesgo de enfermedades cardiometabólicas. Por ejemplo, los adultos que experimentan niveles más altos de estrés tendían a tener una peor salud vascular y una presión arterial sistólica y diastólica más alta.

“Aunque asumimos que los patrones de estrés percibidos deberían tener alguna asociación con las medidas cardiometabólicas, no esperábamos patrones tan consistentes en varios factores de riesgo”, dijo Guo.

“Los profesionales de la salud deberían considerar el uso de la Escala de estrés percibido para evaluar los niveles de estrés de las personas durante las visitas a la clínica. De esta manera, aquellos con niveles más altos de estrés pueden ser identificados y recibir tratamiento antes”.

Los científicos encontraron que los adultos jóvenes que reportaron mayor estrés durante la adolescencia y la edad adulta tenían más probabilidades de tener presión arterial alta, obesidad y otros factores de riesgo cardiometabólico que sus pares que reportaron menos estrés (Imagen Ilustrativa Infobae)Los científicos encontraron que los adultos jóvenes que reportaron mayor estrés durante la adolescencia y la edad adulta tenían más probabilidades de tener presión arterial alta, obesidad y otros factores de riesgo cardiometabólico que sus pares que reportaron menos estrés

Detalles del estudio

Los investigadores revisaron datos de 276 personas de comunidades del sur de California que participaron en el Estudio de salud infantil del sur de California. Los participantes se inscribieron cuando eran niños de 2003 a 2014 y participaron en evaluaciones de salud de seguimiento cuando eran adultos de 2018 a 2021.

Alrededor del 56% de los participantes eran niñas/mujeres; el 62% se identificó como blanco; 5% como asiáticos; 1% como negros o nativos americanos; y el 13% fueron clasificados como “otros”. Alrededor del 47% se identificó como hispano.

Los investigadores investigaron el estrés percibido informado por los padres de los participantes durante la infancia (edad promedio de aproximadamente seis años); luego, por los propios participantes, en la adolescencia (edad promedio de unos 13 años); y luego nuevamente en la edad adulta temprana (edad promedio de casi 24 años). Una limitación fue el tamaño relativamente pequeño del estudio. Los estudios con más participantes ayudarían a aclarar los resultados, advirtieron los científicos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba