Sociedad

El 15° Encuentro Feminista Latinoamericano reclamó que no se retroceda en la libertad sexual de las mujeres argentinas

Martes, 12 de Diciembre 2023

En El Salvador se realizó el Encuentro Feminista de Latinoamérica y el Caribe (EFLAC). Entre los reclamos de las mujeres sobresalieron el reclamo de liberación de las presas políticas en Nicaragua, la solidaridad con las mujeres argentinas (frente al anuncio del cierre de las políticas contra la violencia de género y el retroceso del derecho al aborto) y el pedido para que se respete la decisión en las urnas en Guatemala

El 15° Encuentro Feminista de Latinoamérica y el Caribe (EFLAC) se realizó en El Salvador los días 22, 23 y 24 de noviembre y concluyó con una potente movilización con mujeres de Guatemala, Nicaragua, Honduras, Uruguay, Perú, Bolivia, Brasil, Paraguay, Haití, República Dominicana, Colombia, México y Argentina. La posibilidad de conversar entre mujeres y trans de toda la región muestra que es el movimiento social con más potencia e interacción, diversa, interseccional, intergeneracional y regional que hoy sigue vivo, organizado y con proyección de resistencia y crecimiento.

El último EFLAC había sido en Montevideo, Uruguay, del 23 al 25 de noviembre del 2017, en un contexto de auge y alegría por los avances regionales en las denuncias de abusos sexuales, el freno a la naturalización de la violencia machista y el fervor por la marea verde que logró, posteriormente, legalizar el aborto en Argentina (a través del Congreso) y en México y Colombia (a través del Tribunal Constitucional). La celebración del 15° se tenía que realizar en el 2020, pero fue postergado por la pandemia. Sin dudas, el encierro fue un retroceso para las mujeres, pero la vuelta a la presencialidad, piel y debate volvió a energizar al movimiento feminista.

En el 2022, en Salinitas, El Salvador, se logró concretar el 15° Encuentro con la participación de 1600 mujeres, trans, lesbianas y no binaries de toda la región y con un marcado acento diverso, interseccional y popular. Sin embargo, en los cinco años -entre un evento frustrado y otro concretado- Argentina pasó de ser un ejemplo a convertirse en una advertencia, de ser inspiración a ser objeto de miedo y solidaridad del resto de las mujeres de la región.

En el 15° EFLAC se decidió que la próxima sede, en el 2026, sea Haiti, para visibilizar al país más pobre de la región, con el apoyo de República DominicanaEn el 15° EFLAC se decidió que la próxima sede, en el 2026, sea Haiti, para visibilizar al país más pobre de la región, con el apoyo de República Dominicana

“Nos solidarizamos con las feministas en Argentina” fue uno de los puntos que quedaron en la declaratoria del 15° EFLAC el día que, en Argentina, el Ministerio de Mujeres y la Línea 144, que atendía a víctimas de violencia de género tuvieron que ser desalojados por una amenaza de bomba. El peligro que las víctimas de golpes, violaciones, insultos y violencia digital dejen de ser asesoradas, desaparezca el programa “Acompañar” alerta sobre una suba de femicidios, amenazas y lesiones.

Entre las asistentes de Argentina había representantes de Católicas por el Derecho a Decidir, el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), La Nuestra Fútbol Feminista, Socorristas en Red, Mujeres con VIH, Fundación Estudio e Investigación de la Mujer (FEIM) y del Centro de Intercambio y Servicios para el Cono Sur Argentina (CICSA). En las rondas de conversación se señalaba que los logros de Argentina habían sido inspiradores, pero que el retroceso en un país con normas de vanguardia podía impactar en un descenso de derechos y en la persecución de activistas en toda la región.

Una de las mayores expertas en la incidencia feminista en organismos internacionales es Mariana Iacono, Coordinadora Nacional de la Comunidad Argentina de Mujeres con VIH. Ella alertó sobre la situación local: “Cuando Javier Milei y Victoria Villarruel eran diputados por la Libertad Avanza se expresaron por la negativa a la hora de la votación del proyecto de ley de VIH”. Para justificar el sentido de su voto, Milei aseguró que este tipo de proyecto “agrandan el Estado” y “destruyen el sector privado” cuando, según su criterio, es necesario “defender las ideas de la libertad” para sacar a Argentina del “pantano” en el que se encuentra”. Ella resalta: “Las personas con VIH estamos en alerta en cuanto al acceso universal al tratamiento médico y al cumplimiento de la Ley 27.675 de Respuesta Integral al VIH, Hepatitis Virales, otras infecciones de transmisión sexual y Tuberculosis”.

El pañuelo verde surgió de Argentina y tuvo un impacto simbólico mundial. El retroceso de los derechos sexuales en Argentina puede debilitar el acceso a anticonceptivos e Interrupción Voluntaria del Embarazo en la regiónEl pañuelo verde surgió de Argentina y tuvo un impacto simbólico mundial. El retroceso de los derechos sexuales en Argentina puede debilitar el acceso a anticonceptivos e Interrupción Voluntaria del Embarazo en la región

El documento final del EFLAC se convirtió en una denuncia de democracias sin votos (como en Perú), de autoritarismos de falsa izquierda con presas políticas (como en Nicaragua), de democracias que no respetan el mandato de los votos (como en Guatemala), en países con intervenciones militares (como en Haití) y en democracias que van a elecciones pero que pretenden derogar leyes (como la Interrupción Voluntaria del Embarazo) ya sancionadas o desfinanciar programas de anticoncepción, educación sexual y protección a víctimas de violencia machista (como en Argentina).

En definitiva, el Encuentro pidió por democracias reales, no autoritarias, con reparto de poderes, con un Poder Judicial independiente, con limitaciones para el Poder Ejecutivo para derogar leyes consagradas por el Poder Legislativo. El lema de este año fue “Unidas, unides, resistiendo y avanzando”. En el discurso inicial se resaltó que el poder transformador del feminismo no se circunscribe a una agenda de género ni a derechos para mujeres y diversidades: “Es el movimiento que más transformaciones ha generado en la región y que más ha contribuido a servir a una agenda global”.

El 25 de noviembre se celebra, en todo el mundo, por resolución de Naciones Unidas, el día de la no violencia hacía las mujeres. El 17 de diciembre de 1999, la Asamblea General de las Naciones Unidas, designó al 25N como Día Internacional de la Lucha contra la Violencia hacia la Mujer con el objetivo de sensibilizar, denunciar y reclamar políticas públicas para erradicar la violencia de las que son víctimas las mujeres en todo el mundo

La fecha fue propuesta, en 1981, durante el Primer Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe (EFLAC) en Bogotá, Colombia. El impacto del EFLAC en la región y en el mundo se demuestra en la visibilización de la violencia machista a partir de un encuentro, hace 25 años, en Colombia. El 25 de noviembre es la segunda fecha más importante del movimiento feminista (después del 8 de marzo). El 25N se conmemora, en homenaje al femicidio, en 1960, por parte de la policía secreta del dictador Rafael Leónidas Trujillo, a las hermanas Patria, Minerva y María Teresa Mirabal en República Dominicana.

El comunicado final del EFLAC, realizado en El Salvador, en el que se menciona la "solidaridad con las mujeres argentinas"El comunicado final del EFLAC, realizado en El Salvador, en el que se menciona la «solidaridad con las mujeres argentinas»

El EFLAC se realizó, por primera vez, en 1981, en Bogotá, Colombia, con solo 250 asistentes. Su crecimiento fue mayúsculo. En 1983, en Lima, Perú, ya había el doble de asistentes. En 1985, en Bertioga, Brasil, llegaban a 900 las participantes. En 1985, en Taxco, México, se llegó a un boom de 1500 mujeres y diversidades. Los Encuentros de Mujeres en Argentina tienen una base similar a los Encuentros Latinoamericanos y forman una constitución política en base a la participación, la masividad y la horizontalidad.

En Argentina se realizó en noviembre de 1990, en San Bernardo, con 3.000 mujeres de toda la región. En la playa bonaerense se empezó a construir una fecha clave: el 28 de septiembre que se declaró, hace 33 años, día de lucha por la legalización del aborto en América Latina y el Caribe. La fecha no fue azarosa. El 28 de septiembre de 1871 Brasil reguló la ley de vientres libres que otorgó libertad a todas las personas nacidas de mujeres esclavas. Por eso también la lucha anti racista y la de los derechos sexuales están unificados en esa fecha a partir de la idea de la libertad de los cuerpos.

La declaración de San Bernardo fue redactada, en una vieja máquina de escribir, por la abogada argentina Dora Coledesky y la ginecóloga Zulema Palma, según escribió la periodista Mariana Carbajal. Ese encuentro fue la primera vez que se divulgó el uso de misoprostol para realizar de forma segura abortos medicamentosos. En 1993 se realizó, en El Salvador, con 1.000 inscriptas (muchas menos de las que llegaron esta vez). En ese momento, el país fue sede del 6º EFLAC, en un momento donde la nación centroamericana estaba saliendo de una guerra y el movimiento feminista era muy incipiente.

La inclusión trans y un feminismo anti transfóbico fueron base de la consolidación de ideas diversas en el EFLAC celebrado en El SalvadorLa inclusión trans y un feminismo anti transfóbico fueron base de la consolidación de ideas diversas en el EFLAC celebrado en El Salvador

En las reuniones preparatorias la Comisión de Contenidos impulsó la propuesta de construir una plataforma de demandas para las primeras elecciones (el 20 de marzo de 1994) que se realizarían después de la guerra (que duró de 1980 a 1992, entre el Ejército, financiado por Estados Unidos, y la entonces guerrilla Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), que ocasionó alrededor de 75.000 muerto/as y 8.000 desaparecidos/as.

El 16 de enero de 1992 se firmaron los Acuerdos de Paz. El gobierno de Alfredo Cristiani y el FMLN sellaron, en el Castillo de Chapultepec, México, la firma de paz ,después de 12 años de guerra. En ese contexto surgió la idea de “Mujeres´94″ que representó el primer programa reivindicativo y autónomo del movimiento de mujeres y feministas salvadoreñas. Por eso, el crecimiento del feminismo salvadoreña es un ejemplo de paz, de organización, de liderazgo y de conducción política autónoma de la política machista de izquierda y de derecha.

En 1996, el EFLAC se bajo de Centroamérica al sur para ir a Cartagena, en Chile. En 1999 se fue al Caribe, en Santo Domingo, República Dominicana. En el 2002, la sede fue Costa Rica. En el 2005, las participantes viajaron a Sierra Negra, en Brasil; en 2009 se llevo a cabo en la Ciudad de México (con 1600 personas); en el 2011 el mapa feminista plantó bandera en Bogotá, en Colombia, en donde se recibió a 1500 mujeres y, en el 2014, se concretó en Lima, en Perú. En el 2017 en Montevideo, Uruguay, se produjo un pico de 2200 participantes entre el auge de Ni Una Menos y el fervor de la marea verde.

(Cobertura colaborativa 15 EFLAC)(Cobertura colaborativa 15 EFLAC)

El EFLAC tuvo una organización ejemplar para lograr que llegaran, de forma autónoma o a través de organizaciones de defensa de los derechos de las mujeres, 1600 participantes que llevaban una botellita para el agua y colmaban las asambleas, los talleres y las actividades artísticas de día y de noche, a pesar del calor y del cansancio por el viaje y la agenda completa.

Las que llegaban, paseaban, se buscaban y se llevaban a charlas sobre cuidado y protección a defensoras de derechos humanos, violencia de género, democracia y ultra fascismo o exposiciones de fotos, fútbol al aire libre (que por primera vez se jugó dentro del programa oficial), cuerpos y territorios. Las participantes concurrían de día y de noche a charlas oficiales y a conversaciones entre almuerzos y desayunos, intercambios de agendas y miradas que aprendían de lo que veían más allá de lo que se llega a procesar en el momento.

Las periodistas feministas, motorizadas por el sitio Volcánicas y la colombiana Catalina Ruiz Navarro, se reunieron para denunciar la criminalización e intimidaciones y amenazas de las que denuncian abusos sexuales; la falta de compromiso de las organizaciones en respaldar formas de comunicación no machistas; la incidencia de las periodistas pero los pocos recursos para que puedan escribir, mostrar y reproducir desafíos al mundo en el que los varones explican, cuentan y cobrar por contar el mundo.

En el EFLAC también hubo espacio para el cuidado, el auto cuidado, el yoga y las propuestas de sanación personales y colectivasEn el EFLAC también hubo espacio para el cuidado, el auto cuidado, el yoga y las propuestas de sanación personales y colectivas

Las participantes eran diversas, alegres, potentes, activas y de distintas geografías, intereses, edades y culturas. Algunas iban y venían con botas con short y otras en ojotas con vestidos, casi todas llevaban en la muñeca, la cabeza o el cuello pañuelos verdes (con letras, logos e identidades diferentes), pero también había chicas con polleras multicolores, madres que mandaban orgullosas selfies a sus hijas con el atardecer de rojo fuego de fondo, mamis que venían con sus hijos con actividades para su edad mientras ellas debatían.

“Queremos ennegrecer el feminismo latinoamericano. La lucha es antipatriarcal, antirracista y anticapitalista”, definían desde el micrófono en la sesión inicial. Y, además, remarcaban la “energía” para “seguir resistiendo a los retrocesos provocados por los fundamentalismos”. “Las feministas solidarias hacemos el mundo más habitable”, destacaban. Y enmarcaban: “Sin nosotras todo sería más doloroso”. Una comunicadora colombiana llama “Copa América” al EFLAC y el fútbol se impuso, por primera vez, como una actividad orgánica del Encuentro en el que el cuerpo no solo se debatió, sino que se puso en práctica para atajar, defender, patear y hacer pases.

El entramado de ropa cambiaba las asambleas por el karaoke y la discoteca donde el baile energizaba la posibilidad de juntarse y de pelear para que el goce sea una opción sin acoso y sin miedo. En esa pasarela sin códigos fijos se entrelazaban vestidos blancos y zapatillas, escotes profundos y jean y sombreros, maquillaje y pieles al sol. Todas distintas. Pero todas juntas. Perreando hasta abajo y saltando hasta donde las puntas del pie se despegan del piso.

La concurrencia al EFLAC en EL Salvador fue masiva, potente, interesada y de mucha productividadLa concurrencia al EFLAC en EL Salvador fue masiva, potente, interesada y de mucha productividad

“¿Donde estan las panameñas, las paraguayas, las ecuatorianas, las ticas, las peruanas, las colombianas, las migrantes, las uruguayas, las hondureñas?”, gritaba la DJ por las noches de discoteca, de perreo, de sudor, de alegría compartida con respeto, con roces, con fervor y con un feminismo que ya tiene en su agenda que el perreo es revolución.

El cuidado también estuvo en la agenda. No solo de lo que se pide que hagan otros, sino de lo que hay que hacer para poder seguir construyendo, escribiendo, ayudando o activando. Por eso, también se realizó una comisión de cuidado colectivo, de sanación, de médicas y psicólogas voluntarias para las asistentes. Se afirmó: “Cuidarnos es político”. Y se reafirmó: “Cuidarnos es responsabilidad de todas”.

La pregunta final es la pregunta en puntos suspensivos, frente a una región que ve emerger autoritarismos, impunidad, retroceso en derechos, negacionismo, convalidación por los votos a prácticas no democráticas, gobiernos electos no reconocidos, gobiernos que no son electos y sí son reconocidos, pero frente a esa encrucijada, la salida es un interrogante: “¿Y si construimos esperanza?”.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba