educaciónInformación General

Consejos para ayudar a los niños con las tareas del colegio, según los expertos

Miercoles, 29 noviembre 2023

Estas actividades pueden representar un desafío para padres e hijos. De espacios de estudio a la creación de horarios, qué estrategias aplicar para convertir estas situaciones en oportunidades de aprendizaje

Los niños y adolescentes en el colegio tienen problemas con la gestión del tiempo o con la procrastinación (Getty Images)

Las tareas del colegio son un asunto a resolver tanto para padres como para hijos. Mientras los primeros quieren asegurarse de que los deberes escolares se cumplan, los segundos usualmente necesitan ayuda de los adultos para realizarlas diariamente.

Sin embargo, aunque los padres tengan toda la intención de apoyar a sus hijos en los deberes escolares, no siempre saben cómo hacerlo.

Por eso, es necesario tener en cuenta algunos consejos claves para que las tareas del colegio sean una oportunidad de aprender sobre organización y responsabilidad.

Antes de hacer las tareas del colegio

Para hacer las tareas escolares se puede dividir el tiempo que se dedica a ellas en bloques de estudio y bloques de descanso, así evitamos el tedio e impulsamos la productividad (Freepik)Para hacer las tareas escolares se puede dividir el tiempo que se dedica a ellas en bloques de estudio y bloques de descanso, así evitamos el tedio e impulsamos la productividad (Freepik)

Hay algunos pasos previos a tomar en cuenta cuando los padres quieren ayudar a sus hijos con las tareas del colegio, según señaló a Infobae Laura Lewin autora, capacitadora y especialista en educación. Lo primero que hay que hacer es identificar si existe algún problema respecto al cumplimiento de los deberes escolares. Algo común en niños es que tengan dificultades con la gestión del tiempo o con la procrastinación.

Si se trata de la gestión del tiempo es necesario implementar un horario en el que se incluyan las actividades diarias, se limiten las horas frente a los aparatos electrónicos como el celular o la tablet y se establezca un espacio de tiempo para los deberesdel colegio.

Por otro lado, los expertos aseguran que si la procrastinación es un hábito de los niños, algo muy útil para que no se retrasen con sus tareas escolares es dividir las horas de estudio en bloques de 20 minutos, seguidos de 20 minutos de descanso. Eso hará que el tiempo de estudio no resulte tan tedioso e impulsará la productividad académica de los hijos.

Los padres deben estimular a sus hijos para que hagan las tareas por su cuenta, para ello es bueno preguntarles a los escolares qué tipo de ayuda les hace falta (Getty Images)

Luego de definir cuál es la dificultad que tienen en el colegio, los padres deberían reservar un horario en el que se encuentren disponibles para ayudarlos con sus tareas. No se trata tanto de la cantidad de tiempo dedicada a esta labor sino de la calidad del apoyo.

Cuando los padres se involucran en los deberes escolares de sus hijos el rendimiento académico así como el bienestar emocional de los estudiantes mejora, tal como indica una investigación publicada en Frontiers in Psychology, una revista de psicología clínica y ciencia cognitiva.

Consejos para ayudar a los hijos con sus tareas

El primer consejo es definir, junto a los hijos, una rutina y un espacio para hacer las tareas del colegio. El objetivo es que los niños se mantengan motivados y enfocados en sus deberes escolares en un espacio de la casa destinado especialmente para esto. Puede ser su dormitorio si cuentan con un escritorio, o una habitación de la casa transformada para tal fin.

Si a un niño se le dificulta hacer las tareas del colegio, los padres tienen que animarlo y repetirle que tiene la inteligencia suficiente para cumplir con sus deberes escolares (Getty Images)


Si a un niño se le dificulta hacer las tareas del colegio, los padres tienen que animarlo y repetirle que tiene la inteligencia suficiente para cumplir con sus deberes escolares (Getty Images)

Cuando llegue el momento de iniciar las tareas del colegio, un buen punto de partida puede ser preguntarle a los hijos con qué curso o materia prefieren comenzar. Para ello es fundamental que se identifique cuáles son los deberes escolares urgentes e ir avanzando de acuerdo al nivel de prioridad de cada una de las tareas pendientes.

Una vez que el tiempo de estudio haya comenzado, los padres deben preguntar si los niños necesitan ayuda y qué tipo de ayuda les hace falta para realizar sus deberes escolares. Estas preguntas sirven para que los hijos decidan de manera activa la ayuda que desean recibir en vez de sentirse controlados por los adultos e incapaces de hacer las tareas por su propia cuenta.

Rubén Fernández-Alonso, profesor del Departamento de Ciencias de la Educación en la Universidad de Oviedo, indicó que “el efecto de la implicación familiar sobre los resultados educativos es uno de los campos más productivos de la investigación educativa”. Aunque, advirtió que “la ayuda sistemática es contraproducente”, por lo que recomienda “ofrecer explicaciones y ayudas ante dificultades concretas”, permitiendo una cierta independencia en el aprendizaje de los hijos.

El descanso es fundamental para que los niños puedan estar bien predispuestos al estudio

Los especialistas recomiendan que los padres brinden pistas útiles y retroalimentación positiva a sus hijos cuando sea necesario. El objetivo es que los niños se sientan respaldados, pero al mismo tiempo tengan el espacio para explorar y resolver problemas de manera autónoma. Un ambiente que promueve la autonomía de los niños en sus tareas escolares puede favorecer tanto su interés por aprender así como su confianza en sí mismos. Además, al permitir que los niños descubran respuestas por sí mismos, se promueven habilidades valiosas como el pensamiento crítico y la perseverancia.

Otro consejo esencial para los padres según los expertos, es reconocer los límites en cuanto a sus conocimientos. Es posible que algunas veces no sepan resolver las tareas de los chicos porque no recuerdan lo aprendido en el colegio hace ya varias décadas. En ese caso es mejor recurrir a un tutor que pueda ayudar a los niños con las materias más complicadas.

Por último, mantener una actitud positiva es fundamental para los padres. Cuando a un niño le cuesta realizar sus deberes escolares, lo primero que va a decir es que no puede hacerlo. Ese es el momento para animarlos y decirles que algunas tareas pueden ser difíciles ahora, pero que ellos son lo suficientemente inteligentes para aprender a resolverlas. Cada persona tiene un ritmo de aprendizaje distinto, pero todos tenemos la capacidad de asimilar los conocimientos del colegio.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba